Sin duda el mareo en el mar es una sensación terriblemente desagradable, Ya sea previo al momento de bucear, durante la propia inmersión o posteriormente, lo cierto es que es una patología relativamente frecuente que en general no tiene consecuencias importantes pero que puede ser muy molesto. Por ello conviene saber a qué nos enfrentamos. 

El mareo en el mar es un tipo de mareo por movimiento y es también conocido como cinetosis. A nivel técnico podemos decir que se trata del resultado de una desincronización entre las diferentes informaciones que provienen de los órganos del equilibrio (vista y oído), a la que cualquiera puede estar sujeto. Y cuando aparece puede arruinar la más bonita y agradable de las inmersiones. 

Causas del Mareo 

Cuando un medio de transporte nos desplaza, perdemos el control sobre nuestro propio movimiento y esto provoca que nuestros sentidos se desorienten y, en consecuencia, aparece el mareo.
Nuestro cuerpo está acostumbrado a la verticalidad y al equilibrio; músculos y articulaciones nos indican la situación espacial y la postura del cuerpo, mientras que el oído interno identifica la dirección y las aceleraciones. 

Para entender en qué consiste el mareo por movimiento deberíamos entender cómo y a través de qué órganos le decimos al cerebro que efectivamente nos estamos moviendo.

  • El líquido de los conductos semicirculares del oído interno nos permite percibir el movimiento y cómo es éste: hacia arriba, hacia abajo, de un lado a otro, en círculos o hacia atrás. Es el órgano encargado de mantener el equilibrio dinámico y estático de nuestro cuerpo
  • Lo que vemos también le dice al cerebro si nos estamos moviendo y en qué dirección.
  • La piel también participa en este proceso, indicado qué partes del cuerpo están en contacto con el suelo u otras superficies estables o no.
  • Los músculos y las articulaciones también le indican a tu cerebro qué parte del cuerpo está en movimiento, la velocidad que llevamos o qué postura estamos adoptando en cada momento.

Todos estos receptores le están dando información a tu cerebro sobre tu posición o movimiento y “ordena” el resto de acciones de tu cuerpo según esa información. Si alguno de esos receptores da una información distinta del resto (unos dicen movimiento y otro dice ausencia de movimiento) se produce el mareo. 

Un ejemplo practical:

Por ejemplo, ¿te ha pasado alguna vez que vas en un coche leyendo y te mareas? Ello pasa porque todo tu cuerpo le dice al cerebro que estás en movimiento salvo tus ojos, que cuando leen el libro dicen al cerebro que estás parado. En un barco es igual. Si mientras estás en el bote miras al suelo el oído interno y los músculos detectarán moviendo hacia delante, hacia arriba y hacia abajo por el oleaje, pero los ojos están diciendo que no hay movimiento. El cerebro tiene una gran confusión y ello provoca el mareo por movimiento afectando, entre otras cosas, a tu estómago. ¿Y por qué afecta tanto al estómago? Al parecer, cuando sentimos esta confusión, nuestro cerebro cree que se produce por haber ingerido algún alimento tóxico y trata de expulsarlo mediante el vómito.

La afectación es progresiva y todo ello puede provocar la desagradable sensación de mareo, acompañada de intenso cortejo vegetativo (náuseas, sudoración, palidez, vómitos, etc) que la mayoría de veces indispone a la persona. 

Una vez se instaura, el cuadro no puede frenarse , y a pesar de que no reviste gravedad, el afectado lo pasa muy mal.
La tolerancia es muy variable de una persona a otra y existe cierto grado de adaptación, y también ciertas causas individuales que no dependen de factores externos, como son la fatiga, inexperiencia marinera, consumo de alcohol.. etc 

Prevencion es la clave

La prevención es la mejor medida que se puede adoptar, existiendo variedad de medicación para tal efecto.

En el caso de buceadores que lleguen al lugar de inmersión con leve sensación de mareo lo más habitual es que mejore al entrar en contacto con el agua. Pero si el mar está movido, puede mantenerse la sensación y no es conveniente continuar con la inmersión. 

A pesar de que el mareo pueda ser tolerable la aparición de vómitos buceando puede provocar un accidente, ya sea por la aspiración del propio vómito o por un ataque de pánico y ascenso descontrolado. 

Otros tipos de vértigos

  • Vértigo por estimulación calórica: Durante la inmersión, la entrada de agua fría en el conducto auditivo externo puede estimular el conducto semicircular horizontal y provocar un mareo intenso.
    Esto habitualmente no sucede ya que el agua en contacto con nuestro cuerpo se calienta y se desencadena el estímulo, pero posturas extremas en cuevas o pecios, o la presencia de una termoclima pueden provocar la entrada brusca de agua que genere un fugaz pero intenso mareo. 
  • Vértigo alternobárico: Es la consecuencia de una compensación asimétrica entre los dos oídos medios. Normalmente esto ocurre durante el ascenso.
    La función tubárica de un oído está alterada y no deja que este compense adecuadamente. Una explicación simple sería que mientras un oído “sube” el otro se queda “abajo”. La queja habitual es la falta de compensación de uno de los oídos y se asocia generalmente a bucear en el contexto de una infección de vías respiratorias altas. También puede aparecer tras inmersiones sucesivas en un corto período de tiempo. Lo que provoca una inflamación de la trompa de eustaquio por microbarotraumatismos de repetición. Su incidencia es variable y es más frecuente en mujeres y puede relacionarse con la mayor dificultad para compensar que éstas presentan. El vértigo es el síntoma principal y puede acompañarse de sudoración, náuseas y vómitos. Si estando sumergidos apareciera el vértigo durante el ascenso junto a problemas de compensación del oído medio con volver a bajar un poco y realizar la compensación adecuada se resolverá el problema. 

¿Como prevenir o evitar el mareo por movimiento?

Ahora que ya sabemos porqué se produce el mareo por movimiento, el siguiente paso para evitarlo es claro: dejarle claro en todo momento a nuestro cerebro que efectivamente nos estamos moviendo. ¿Cómo?

  • Viaja siempre mirando hacia delante. Siéntate siempre orientado en el sentido de la marcha evitando mirar hacia atrás por un tiempo prolongado. Si te sientas hacia delante, tus ojos y oídos captarán el movimiento simultáneamente.
  • Mira hacia el exterior. Si eres propenso a los mareos evita mirar objetos del interior del vehículo (ya sea un coche o un barco) para que la vista confirme que te estás moviendo. Si viajas en barco durante un periodo largo te puede ayudar subir a la cubierta superior, en la parte central del barco, y mirar al horizonte.
  • Busca el punto medio. Independientemente del medio de transporte en que estés viajando, busca un lugar que se mueva lo menos posible. En un avión es en la parte central (en los asientos del pasillo cerca de las alas) o en nuestro caso en la parte central de un barco. Evita los laterales o cerca de la proa o la popa, donde el vaivén es mayor y es más fácil marearse.
  • Medicación. En las farmacias puedes encontrar muchas opciones, principalmente Biodramina, que suelen funcionar muy bien. Al provocar somnolencia (están especialmente diseñados para ir en coche o avión) es importante que adquieras la versión con cafeína. Se aconseja tomarla también la noche antes de bucear para acostumbrar al cuerpo.
  • Evita tener el estómago vacío. Para la mayoría de la gente que se marea en barco tener el estómago vacío es aún más perjudicial. Alrededor de 45-60 minutos antes de embarcar métete al cuerpo algunos hidratos de carbono y evita comidas grasientas. Tampoco ayudan a evitar mareos el tabaco y por supuesto nada de alcohol antes de bucear.
  • Mira el horizonte. Permite confirmarle al cerebro que nos estamos moviendo, velocidad y dirección. Mirando al horizonte los ojos dicen lo mismo que los músculos y oídos.
  • Piensa en lo que comes: Hay gente a la que le va bien la manzana verde para asentar el estómago (de hecho en algunos grandes cruceros las dan cuando hay mucho movimiento), a otros les ayuda la Coca-Cola, también el jengibre ya sea en té o galletas parece que funciona muy bien… Suelen estar contraindicados los alimentos grasos o el picante, así como los productos lácteos.
  • Vomita. No lo dudes, si tienes ganas, hazlo, te sentirás mejor. Si el estómago te dice que lo eches no eres nadie para contradecirle. Verás cómo a los pocos minutos te encuentras mejor. Eso sí, siempre por la borda y a favor del viento :-)

Sergio Palazuelos Leon

PADI MSDT #345513

Azul Unlimited

Azul Unlimited tu centro de buceo PADI en Labuan Bajo, Indonesia, donde ofrecemos viajes diarios de buceo al Parque Nacional de Komodo. Los cursos PADI disponibles incluyen DSD, Open Water, Advanced, Rescue, EFR, Divemaster y Sidemount. Únete a nosotros para una experiencia inolvidable buceando en uno de los mejores destinos de buceo del mundo.